Aunque la parte estética es primordial en cualquier pieza publicitaria, a veces le damos más importancia que al mismo mensaje que deseamos difundir. El team de The Box siempre pone una estrategia detrás de sus diseños y planes de marketing, así que en este artículo vas a encontrar una pequeña guía para lograr siempre una comunicación efectiva.

Primero, debes tener stopping power. Es decir que hay que destacar, llamar la atención, diferenciarse de todo el resto de contenido que tu público recibe. Puede ser con colores fuertes, con letras impactantes, con un dato interesante, una frase célebre, variando los formatos a video, o hasta desarrollar un concepto totalmente innovador. La palabra clave aquí es disruptivo. No debe ser obligatoriamente una posición política o sobre un tema social, simplemente debes mostrar tus ideas desde un punto de vista diferente.

Segundo, la asociación con la marca debe ser directa e inmediata. En otras palabras, hay que cuidar el branding. Este paso es infaltable, ya que si no lo desarrollas bien, puedes estar haciendo una campaña excelente, pero para otra marca o hasta para tu competencia. Para este punto, el Brand book es muy importante ya que es el manual que te permitirá crear libremente sin deformar la identidad de la marca. Si no lo tienes, debes tener en cuenta elementos como los colores corporativos, el tono de comunicación, el target al que deseas llegar, entre otros.

Tercero, definir una estrategia de comunicación clara. Puede parecer muy obvio, pero si tus contenidos y canales no están alineados todos entre sí, corres el riesgo de no comunicar nada. Es válido adaptar tu publicidad a cada medio, a cada red social y a cada formato; y que las frases o las imágenes no sean las mismas; pero siempre debes tener bien estipulado tu objetivo para que logres comunicar exactamente el mismo mensaje.

Cuarto, el objetivo final siempre debe ser obtener una respuesta. Ya sea a largo o a corto plazo, pero una interacción es el resultado que necesitamos. Esto puede ser un like, una búsqueda de tu anuncio en YouTube, una visita a tu página web y en el mejor de los casos una compra inmediata. Existen múltiples propósitos en la comunicación, y debes elegirlo teniendo en cuenta de lo que tu marca necesita, pero todo debe llevar a que una pieza publicitaria genere algo en el receptor. Estos pilares van a permitirte jugar con ellos y amoldarlos a lo que necesites. Hay compañías que se van por lo llamativo, otras por lo más corporativo y algunas por una comunicación totalmente disruptiva. Lo importante siempre es que entregues el mensaje como deseas y que quede claro en tu público objetivo. Por lo tanto, recuerda estos 4 puntos siempre: stopping power, branding, estrategia de comunicación y efecto. ¡Y así siempre tendrás una comunicación efectiva!

Ángela María Ospina
Comunicadora Organizacional

Go Top
Translate »