Sabemos que tu marca personal o negocio tiene una personalidad. A veces innovadora, a veces elegante, a veces otras características que necesitan ser transmitidas a su público objetivo. Esto por medio de algunas referencias gráficas como los colores, las imágenes, las fotografías y las fuentes tipográficas.

Hoy, te enseñaremos que el tipo de letra habla un lenguaje y comunica a tu nicho un aspecto de tu marca, y es necesario que lo sepas para que no cometas un error. Además, te daremos tips de cómo usarlos.

  1. Serif o serifas:

Las serifas tienen su origen en el pasado, cuando las letras se cincelaban en superficies como piedras, cerámicas u otros, pero resultaba difícil que los bordes de las letras fueran rectos. Por ende, los talladores desarrollaron una técnica que constaba de realizar fuentes con acabados al final de la letra y que con el tiempo se conocieron con el nombre de serif.

Son fuentes elegantes, vintage, serias, de un carácter fuerte y dominante. A la hora de aplicarlas debes tratar de seleccionar una fuente legible, ya que, al tener más elementos en su composición, algunas fuentes resultan un poco más complicadas de leer.

  • Sans – serif o sans – serifas:

Del francés, “sans” es el significado de “sin” a lo que su nombre es “sin serifa”. Esta técnica se empezó a implementar en imprentas y medios escritos para facilitar la lectura, ya que cuenta con la característica de ser una fuente sin remate en sus bordes y no tiene muchos elementos. Son fuentes limpias que tienden a tener menos variación en el ancho de la línea, a diferencia de las fuentes serifas.

Este tipo de fuente es la que más se usa en la construcción de marcas o en textos complementarios. Esto se debe a que su característica principal es tener un buen espaciado entre letras para facilitar la legibilidad de ella. En general son fuentes innovadoras, sencillas, a veces minimalistas, amigables. Sobre todo, es un tipo de fuente muy funcional. Sin embargo, en ciertas ocasiones, se puede interpretar como infantil.

  • Script:

La letra script se caracteriza en la variedad y el trazo creado a mano, a veces se ve como una fuente “pegada” o a veces simplemente como una fuente con fluidez. Esta tipografía está organizada en tipos de escritura similares a la escritura cursiva que son formales, y otros de tipo más informal.

Esta fuente es un poco más femenina, es creativa, es ágil, simula cosas nuevas, a veces infantil, y es una fuente que sirve de apoyo para romper el hielo cuando a veces los estilos gráficos son muy serios, en casos de cuando solo se aplicas serifas o sans serifas.

Estas tres categorías son las predominantes y de ellas nace un grupo mucho mayor de fuentes, pero siempre asociados a estas tres. Por ejemplo, las fuentes slab – serif que son creadas a partir de las serifas, pero por movimiento norteamericano se asocian estas fuentes con la tecnología; y así se crean muchos más tipos tipográficos que nacen de estos tres grupos.

Tenlo en cuenta al crear tu marca, la fuente no es menos importante, al fin de cuentas, es el texto que quiere que tu publico lea para entender cierta información. Ahora que conoces estas pautas, ayúdate con tu fuente a que entiendan el mensaje que quieres transmitir de la mejor manera posible.

Tags: branding, diseño

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Go Top
Translate »